Lo Positivo del COVID-19

Por Ricardo Peláez R


Hoy amanecí ansioso, no por lo que está pasando, todo lo contrario, creo que la reactivación económica está más cerca que lejos, amanecí sintiendo que no he sacado el tiempo suficiente para plasmar mis aprendizajes sobre esta situación y ordenar mis ideas, lo que debo ser como persona y como compañía, de extraer lo positivo para aplicar en el futuro. He decidido empezar a plasmar reflexiones por temáticas que me permitan volver sobre las notas cuando la reactivación, el renacer, el despertar de la sociedad me amenace con volverme a consumir, con desviarme.


Reflexión 01: El COVID-19 y la reputación empresarial.


Poco antes de la entrada del COVID-19 en el plano global, se publicó una encuesta en donde por primera vez en mucho tiempo, la reputación empresarial colombiana estaba precedida por una imagen desfavorable. No fue un resultado accidental, ciertas tendencias económicas reflejaron los resultados de un trabajo de años que busca afectar la imagen de los empresarios colombianos con una estrategia macabra que sin duda alguna esta dando resultados.


Ahora, ¿qué correlación podrían tener el COVID-19 y la reputación empresarial con el análisis positivo sobre los aprendizajes que de estas circunstancias se pueden extraer? Se está dando una oportunidad muy especial de probar la relevancia del aparato productivo. Sin embargo, esta coyuntura exige cambios fundamentales para lograr invertir la imagen negativa de los empresarios, sobre todo en las nuevas generaciones.


La situación actual, ha enfrentado a todos los ciudadanos del mundo a la gran amenaza que trae la desaceleración abrupta del aparato productivo. Esta circunstancia ha reflejado la fragilidad del mundo entero pues la realidad nos muestra la posibilidad de poder perder el empleo o de no contar con alimentación ni atención digna en los sistemas de salud. La base de la pirámide esta en jaque sin importar el estrato. Nos estamos preguntando por primera vez qué se necesita para que podamos comer y tener salud y es ahí en donde emerge una sola respuesta, la empresa privada. Pues el Estado es frágil e insuficiente y ademas se alimenta del tributo de las compañías, el asistencialismo es insuficiente y ante esta premisa, nos vemos obligados a volver a ese lugar donde posiblemente están las respuestas para salir de esta crisis; la empresa.


Los ejemplos, el discurso político y los modelos teóricos de economía son insuficientes para explicarle al mundo la trascendencia de las empresas. Pero el COVID -19 es una realidad de carne y hueso tan irrefutable que puede doblegar hasta el más incrédulo. Es aquí donde debemos aprovechar la conciencia colectiva para devolver la confianza y la reputación a nuestras empresas. Ahora bien, la mala reputación no es del todo una apreciación falsa de unos cuantos, es la realidad alimentada por el odio justificado de algunos que lamentablemente han vivido situaciones de injusticia a causa de empresarios que son de todo menos empresarios.


Colegas, tenemos la oportunidad de revertir la imagen, de replantear un modelo de negocio más humano, menos tolerante con quienes atentan contra ese tesoro que implica la palabra, “EMPRESA”. Es el momento de definir y profundizar el propósito de cada compañía. Ese mantra al cual debemos ser fieles con mas contundencia que nunca, exige coherencia con los retos que se avecinan. Las empresas son seres vivos, que hablan, de ahí la importancia de bajar, de comunicar y alinear estos propósitos a todos los empleados.


¡Sumemos propósitos, el resultado será un propósito colectivo capaz de enfrentar esta y otras pandemias! Invito a quien lo sienta a escribir sus propias reflexiones, de pronto así después de todo esto, nos podemos sentar e intercambiar.


Con propósito: Ricardo Peláez R.





Ricardo Peláez Restrepo, es cofundador y CEO de D Groupe. Negociador internacional de Eafit, especialista en mercadeo, con estudios de negocios de entretenimiento, medios y deportes en el Harvard Business School. Hace parte del comité estratégico de LIBERTANK.

©2020 por LIBERTANK.