Carta al empresario

 

Querido empresario,

 

Su imagen pasa por una crisis sin precedentes en la historia de Colombia. La revista Dinero publicó un estudio de la empresa ACDI/VOCA sobre el nivel de confianza de los colombianos en sus instituciones, los resultados son muy graves, el 87.3% no confía en los empresarios, este dato se suma al de diciembre de 2019 en la encuesta de Gallup cuando la imagen desfavorable superaba la favorable, o la encuesta de percepción de Medellín Cómo Vamos que reveló que los empresarios en esta ciudad tenían la misma aprobación que los partidos políticos.

 

Es gracias a ustedes que Colombia avanza en desarrollo social, los empleos que generan y sostienen gracias a su tenacidad, trabajo incansable, inteligencia y resiliencia han logrado reducir la pobreza y que más colombianos entren a la clase media; los impuestos que han pagado han logrado que Colombia avance en cobertura en salud y educación, tenga mejores vías, y sea un país más seguro; y la riqueza que generan produce la innovación que ha permitido al país prepararse para los desafíos de la cuarta revolución industrial.

 

A pesar del importante aporte que hacen y su papel predominante en la sociedad, la imagen de ustedes se deteriora a pasos agigantados. Algunos han planteado que pueden comunicar mejor, otros se unieron para lanzar campañas de defensa del empresario, pero muy pocos hablan de lo verdaderamente importante.

 

Es importante que la clase empresarial colombiana entienda que no se trata solo de un problema de percepción, va más allá. El tema central está en la batalla de las ideas, o lo que algunos llaman la batalla cultural (leer más), la defensa y promoción de unas ideas y principios claros. Principios que han traído prosperidad y hoy son atacados sistemáticamente y con mucho éxito por el socialismo a nivel mundial.

Señor empresario su actividad está facilitada por unas ideas que hay que defender, usted puede operar porque Colombia goza de cierto grado de libertad económica (aun con muchos retos) y que existió hasta hace unos años un consenso sobre la importancia de la economía de mercado para el desarrollo.

 

¿Qué pasó entonces? No supimos preservar esas ideas, insistir en su importancia, y demostrar que gracias a ellas hoy vivimos mejor, nunca explicamos como los países que adoptaron una economía de mercado y cierto grado de libertad económica como China han logrado cifras record en reducción de la pobreza. Como reza el monumento a los héroes de la guerra de Corea en Washington “la libertad no es gratis”, requiere un esfuerzo permanente para que la sociedad comprenda y acepte una serie de principios y valores que la hacen florecer.

 

Aunque merecen aplausos las campañas de defensa de los empresarios, y que algunos decidan comunicar más y mejor, este esfuerzo no es suficiente. Colombia requiere centros de pensamiento dedicados a promover los principios de la libertad económica, que logren claridad conceptual en el hombre de negocios, y consensos en la sociedad, que den la batalla cultural. Centros de pensamiento que dejen de hablarse solo entre ellos, como ha ocurrido con los pocos que existen hoy en el país, y pasen a hablarle al ciudadano de a pie, en un lenguaje sencillo, que sean innovadores y utilicen las plataformas modernas.

 

Entendiendo estas preocupaciones hace unos meses en Medellín, fundamos LIBERTANK, un laboratorio de ideas dedicado a promover los principios de la libertad económica (la propiedad privada, el libre mercado y la generación de riqueza) de una forma moderna, y fácil de entender, con información que le llegue al hombre de negocios y al tendero; al académico y al estudiante; al político y al emprendedor. Tenemos la responsabilidad de revertir estos datos negativos sobre nuestros empresarios, y que en Colombia sea cada vez más fácil hacer negocios. Un centro de pensamiento dedicado a dar la batalla cultural.

 

Para lograrlo lo necesitamos, este proyecto requiere financiación y legitimidad. Financiación para llegarle a la mayoría de los colombianos, a través de investigación seria y profunda, reacción a temas coyunturales que ponen en peligro estos principios, y piezas digitales cortas, fáciles de entender y efectivas. Y legitimidad para que tenga la credibilidad necesaria para proponer los cambios que necesita Colombia. Es por esto por lo que lo invito a hacer parte de esta iniciativa. Su donación logra que Colombia entienda el papel de la economía de mercado, y así logremos que sea un mejor país. Saque media hora de su tiempo y le explicamos a profundidad nuestro proyecto.

 

Contamos con ustedes.

 

Con gratitud por todo lo que hacen por Colombia,

 

 

CAMILO GUZMÁN SÁENZ

Director Ejecutivo

LIBERTANK

Cel.: +57 3002112228

www.libertank.com

©2020 por LIBERTANK.